domingo, 14 de agosto de 2011

Con sabor a decepción

Y ahí me dejaste, otra vez sentada con lágrimas en mis mejillas, leyendo una y otra vez tu último adiós, interpretando entre líneas que aun pensabas un poco en mí y por ello decidiste borrarme para siempre de tu vida, todo por confundir el amor con una simple compañía. Que decepción saber que tu amistad era un engaño, yo que creí en ti, creí cuando muy confiado me decías: siempre estaré aquí para cualquier cosa que me pidas. Que estúpida al creer otra vez en una de tus mentiras. Aun así te deseo lo mejor y que seas feliz como decía en tu despedida.
Yo no te doy un adiós definitivo tal como lo hiciste tú, sino que te doy un hasta siempre, porque a diferencia de ti, yo si cumplo con mis promesas y reafirmo mis palabras diciéndote que siempre estaré aquí para cualquier cosa que desees y que en mí tienes a una amiga incondicional, porque tú eres el único que me había sabido escuchar. Lástima que ahora tus concejos no sean para mí y que para ti sea complicado que yo te escriba. Creo que se te olvido muy rápido todo el tiempo en el cual mis palabras te eran una alegría.

Hasta siempre amigo.

No hay comentarios. :

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para mi.
Por favor deja tu comentario ;)